Ads 468x60px

INDIGNACIÓN SIN ACCIÓN


¿De las redes a las calles?

El día a día de la mayoría de jóvenes o adultos hondureños es revisar las redes sociales, no sólo para ver la nueva foto de los amigos o conocidos, sino también y aquí debo reconocer que me sorprende, el creciente interés en los sucesos que desde la Casa de Gobierno genera la gestión del presidente Juan Orlando Hernández.

Leo con atención los comentarios, publicaciones y buenos deseos de vencer esta corrupción, reconozco que me emociona el fervor de los ciudadanos hondureños.

Es evidente y es normal la indignación ante tanta barbarie e impunidad; persecución, enjuiciamiento y condenas a periodistas que cumpliendo con su labor denunciaron actos de corrupción, desalojos violentos por parte de las fuerzas de seguridad del Estado, que en su proceder brutal han asesinado a dos menores de edad con alevosía y sin remordimiento alguno.

Dejemos la hipocresía señores, porque al hacer un recuento de los likes en todas las páginas de oposición serán miles sí, o sumados me atrevo a decir que llegan al millón. ¿Dónde están esos seguidores? Acaso salen a marchar a las calles cuando se hace una convocatoria?  Sería de agradecer que esa indignación diera paso también a la colaboración en cada comunidad en la búsqueda e implantación de estrategias diferentes para enfrentarnos ante un sistema corrupto en todas sus instituciones, con apoyo comprado a la iglesia, razón por la que su “eminencia” el Cardenal Oscar Andrés Rodríguez no ha dudado en declarar “No se engañen todos esos que piensan que van a cambiar a Honduras con el odio, con los gritos, con los insultos, y peor todavía manchando paredes y ensuciando una ciudad que tiene derecho a estar limpia”.

Vaya! estas palabras tocan el alma, me pregunto si aparte de tener claro los derechos sobre limpieza, también tendrá claro los derechos sobre los humanos; el respeto primordial a las vidas y la dignidad de las personas.

Retomando el tema de los “indignados” en redes sociales. Se ha dicho que esta generación repudiaba el conformismo y el inmovilismo, que haría escuchar su voz, dando origen y fuerza  con esta premisa al Movimiento Indignados, algo nunca visto en la historia de Honduras. Pero también debemos reconocer que muchos se han aprovechado de esta situación utilizando las "Marchas" para interés personal o Político. Mientras los que verdaderamente queremos una Honduras Libre de Corrupción nos quedamos observando sin hacer nada. Es de aplaudir ese "valor" pero también debemos ser consecuentes con nuestros actos, hemos iniciado una lucha contra la impunidad y estamos obligados a continuar a pesar de las dificultades, agotando todas las estancias hasta conseguir el objetivo.


Juan Orlando Hernández y familiares agradecen que esa indignación siga quedándose en un Like, mientras ellos siguen burlándose del pueblo y no solo de los ciudadanos de "oposición" sino también de los propios nacionalistas, que se conforman con migajas mientras la cúpula del gobierno se queda con la mayor parte del pastel, ilusos. 

Ningún ciudadano hondureño tiene derecho a quejarse de este régimen  corrupto y autoritario, si ha renunciado al deber de exigir mediante la protesta. Ya no es culpa del gobierno cada acto que se queda en impunidad, es culpa del pueblo que ha decidido seguir en la mediocridad.


Somos Anonymous
Somos Legión
No olvidamos, No perdonamos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar tus comentarios aqui y compartir este sitio por Correo electronico, Facebook y Twitter